Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Return to the Stage // Confirmacion
Miér Jul 04, 2012 12:46 am por Invitado

» Eliot「☣」
Mar Jul 03, 2012 10:05 pm por Kim Kyung Jae

» Tempted to touch (libre)
Mar Jul 03, 2012 3:44 am por Baek Hyun

» Timeless (libre)
Lun Jul 02, 2012 6:46 pm por Lee Hong Ki

» open my eyes (libre)
Lun Jul 02, 2012 6:28 pm por Lee Ki Seop

» Personajes Cannon
Lun Jul 02, 2012 9:26 am por Marielle Hwang

» ¿Qué estás escuchando en este momento?
Lun Jul 02, 2012 9:14 am por Marielle Hwang

» World Of Blood And Poison {Afiliación/Elite}
Dom Jul 01, 2012 4:47 am por Siwon Stiph

» Suzaku Gakuen {Normal}
Dom Jul 01, 2012 4:31 am por Siwon Stiph




V.I.P

  Image and video hosting by TinyPic




{ #G-Dragon ID }

Ir abajo

{ #G-Dragon ID }

Mensaje por Kwon Ji Yong el Sáb Jun 23, 2012 2:56 pm




Kwon Ji Yong




Personalidad
Ji Yong, o mejor dicho: G-Dragon[Su apodo], es un chico anímico y energético. Su cuerpo siempre está en movimiento y su alegría al cien por ciento. Tiene una actitud sumamente relajada y jovial, es alguien que se toma lo que pasa a su alrededor con calma y devoción, siendo considerablemente objetivo en cada suceso correspondiendo al grado de gravedad que éste conlleve. Tiende a mantener la calma en las situaciones difíciles, tratando de analizarlo todo correctamente antes de reaccionar, por más que en el fondo de su ser sea una persona impulsiva y despistada. Es un líder natural; está hecho para ser un "guía", pero sin dudas no ha podido concretar esto como hubiese querido hacerlo.
Dentro de todo, en general, GD no es más que un joven común y corriente que mantiene una personalidad festiva, burbujeante y espontánea. Está encantado con el mundo, adora estar al aire libre y eso le hace sentirse relajado, sumamente liberado y sin preocupaciones. No suele tener responsabilidades, a pesar de tener la edad que tiene. Se hace cargo de lo justo y lo necesario, lo que le corresponda y en lo que deba meterse si es necesario. Vive en su mundo, en su universo hecho de música y letras de rap o hip hop. Se la pasa con un par de auriculares puestos, siempre probando nuevas canciones o letras por medio de bases que tal vez sean suyas o no. Se anima demasiado cuando se trata de música y su actitud ya de por sí extremadamente alegre, se duplica o triplica inclusive.
Una sonrisa cubrirá en toda ocasión cualquier mueca de tristeza o desagrado que pueda sentir. Usualmente, esta mueca es solo por felicidad pero también tiende a ser una cobertura de sus pesares. No es alguien que sufra por una emoción negativa frecuentemente; es decir, Ji pocas veces en su vida ha experimentado qué es la tristeza pura, la ira o la irritación. Sin embargo, esto no significa que sea inmune a este tipo de emociones... todo lo contrario. Lo que más le aterra es llegar a sentirse frustrado, ya que esto para él significa haber perdido un sueño o un objetivo predeterminado y por supuesto, no querría que eso pasara. Tal vez no podría soportarlo.
Es muy propenso a lo social y a hacer amigos. No le cuesta en lo más mínimo expresarse, hablar, cantar o inclusive bailar si ve la posibilidad para llevar a cabo estas últimas dos opciones. Es muy amigable y cálido con los demás, aunque no los conozca o tengan un aura depresiva, peligrosa, iracunda o lo que fuera. Prefiere tratar bien a las personas aunque en viceversa esto no sea correspondido. Es un chico educado y sabe bien dónde está parado en cada situación; siempre trata de pensar en frío, pero a veces el temperamento le gana y no puede evitar al menos irritarse un poco, por más que no se dé cuenta. Es un poco infantil, llegando a hacer leves muecas aniñadas cuando la situación de lo permite; aun así, esto no es frecuente ya que hasta a él le desagradan un poco aquellas personas que se comportan como niños cuando ya no lo son.
Nunca ha estado en una relación amorosa que haya valido la pena para él. Ha tenido relaciones, tanto emocionales como sexuales, con ambos sexos pero su atracción hacia los hombres es muchísimo más fuerte que para con las mujeres. A pesar de este hecho, Ji aún sigue intentando recuperar el placer que le causan las delicadas figuras femeninas en su absurdo intento de recuperar esa parte de su virilidad que en realidad nunca desapareció porque puede que nunca haya estado. Es en parte su gran orgullo, el que le obliga a seguir con esa tonta idea también pero muy por el contrario, él simplemente desearía desistir... aunque no pueda hacerlo, por el orgullo y también por el honor que le confiere... su familia, digamos.




Historia
Su historia poco tiene de interesante en un principio. Ji Yong es el único hijo de un matrimonio que al menos en los primeros años de vida del nombrado, fue feliz. No es de extrañarse, que las parejas tengan sus altibajos como todo mundo pero estas dos entidades realmente nunca la pasaban bien si es que había una persona de por medio que siempre les interrumpía. Es algo común, además, que las parejas tengan sus crisis cuando tienen a su primer hijo. Acostumbrados a la soledad compartida de a dos, un tercero siempre es un problema; en especial si éste no sabe hablar, ni caminar, ni comer sólo, ni tiene el auto control como para callarse cuando los otros necesitan un descanso simplemente. No es nada del otro mundo, pero aún así Ji siempre se sintió culpable porque sus padres no pudiesen manejar lo que en un principio había sido su responsabilidad. Porque, ¿para qué tener un hijo si luego te vas a quejar de él? Es de sentido común, pero aún así el de ojos chocolate nunca comprendió este hecho.
Más o menos a sus tres años, la situación no dio para más. Es decir, sus padres evidentemente ya estaban lo suficiente desligados uno del otro como para perder interés hasta en el único vínculo que les unía, solo para olvidarse completamente entre ellos. Este hecho fue uno que a Ji le afectó demasiado, pero aún así no es alguien que guste de pensar en su pasado por lo que es evidente cuál es la razón para siempre ser tan activo y buen humorado. Sin embargo, en la época en donde todo se desmoronó GD solo era un pequeño niño que no tenía idea de nada así que el impacto fue considerablemente duro para él, al saber la noticia. Sus padres iban a separarse y él sabía que la razón estaba puesta sobre sus hombros, ellos le habían dicho que era así con las palabras menos sutiles y dulces que un padre podría utilizar. Ellos fueron crueles y desconsiderados, no pensaron en su hijo y tampoco habían tenido intenciones de hacerlo. Fueron meses e inclusive años duros lo que le siguieron a ese acontecimiento. Ji debió quedarse con una tía en una ciudad bastante popular de Corea ya que sus padres no querían tener que ver con su persona, "ofendidos" por haberles arruinado el amor y la familia que en un principio, bien parecía, no habían querido nunca.
Apenas con cinco años, era despreciado por prácticamente todos a excepción de una persona en particular, que en ese tiempo se había convertido en su madre adoptiva. Sus verdaderos progenitores no le querían y la familia que a ellos le rodeaba tampoco, exceptuando el caso especial, claro. Iba al preescolar pero jamás había tenido el deseo de realmente asistir, ya que sus pares consideraban que alguien como Ji, "sin padres", no podía ser una persona normal y por esta razón osaban el excluirle de absolutamente todo. Incluso los niños de su vecindario, creían que por haber causado la separación de su familia, estaba maldito o algo así; lo que era suficiente razón como para no juntarse con él. Por estas razones, el castaño siempre fue un niño solitario en prácticamente todo. A la corta edad de ocho años, deseaba más que nada en el mundo encontrar algo que hiciera de su vida una pesadilla menos tenebrosa. Era bueno en los deportes, pero eso no le agradaba ya que necesitaba al menos algún compañero para dedicarse a eso y, como se sabía, no tenía gente a su alrededor que pudiese hacerlo. Intentó entonces, dedicarse a diferentes cosas pero lo que más le atrapó sin dudas, fue la música. En un esfuerzo desesperado por ser alguien, se encontró con que realmente podía servir para cantar, para bailar e inclusive para escribir. Eso le hizo feliz y este sentimiento se hizo más grande cuando por fin un nuevo niño en el vecindario apareció. Nunca supo como se llamaba, pero se habían hecho buenos amigos una bonita tarde de invierno, cuando todo había estado cubierto de blanco.
Ese día, había estado vagando por la plaza mientras los demás grupos de niños iban desapareciendo uno tras otro con el miedo de que al estar cerca del pequeño castaño les cayera una maldición encima o algo por el estilo. Caminaba tranquilo mientras tarareaba una canción que él mismo había creado, ignorando todo a su alrededor aunque sabía perfectamente que de a poco, y como de costumbre, se iba quedando solo en aquel enorme lugar. La ropa que llevaba era lo suficientemente holgada y abrigada, como para que lo confundieran con un montículo de ropa o algo por el estilo. En esa época tampoco era muy alto que digamos. Andaba sin apuros y bastante relajado, cuando de repente vio a aquel niño, el cual descansaba tranquilamente bajo un gran árbol. Sintió curiosidad y por ello se acercó al contrario. Sin dudas, ese suceso en su vida fue uno muy importante y debido a esto, recuerda ese momento tan perfectamente que podría parecer que lo hubiese vivido tan solo un día antes o tal vez unas horas.
En fin, Ji se acercó sin dudarlo al que reposaba tan pasivamente debajo de la planta, curioso por saber si estaba dormido o simplemente meditando. Ya sabría él, si ese chico había hablado con los demás o aún no había tenido la oportunidad o, más bien, la desdicha. Le saludó, con amabilidad y educación, una vez estuvo cerca pero su contrario solo lo miró inquieto y se paró como si se dispusiera marcharse. "Oh, has hablado con los otros entonces." Respondió Ji a su silencio e intento de huida, un tanto triste por no haber podido ganar de mano a la bandada de los otros niños. "Bueno... Bienvenido al barrio y, disculpa las molestias." Agregó con decepción y esa vez fue él quien había decidido irse, pero algo le detuvo. Después de eso, un suave murmuro que apenas se hizo audible causó la intriga en el de ojos chocolate. "No es eso." Había respondido por fin el nuevo. "¿Entonces qué es?" Replicó rápidamente el pequeño al darse la vuelta y observar fijamente al contrario. Era mucho más grande e inclusive alto que él, además su figura... lucía bastante masculina, pero su peso al parecer estaba un poco excedido.
"Hablé con ellos, pero..." Continuó el chico, con un tono de voz extrañamente profundo y grave como para que fuese de un niño, tal vez era más grande y él no se había dado cuenta. "Entonces hablaste con ellos y... ¿te despreciaron?" Preguntó entonces JiYong, sin haber querido sonar tan brusco por lo que antes de establecer nada prefirió dejar lugar a la rectificación que el otro podría llegar a hacer. "Sí." Respondió por fin, haciendo que Ji alzara las cejas en asombro puesto que desde un principio ese chico le había parecido alguien muy interesante aunque solo fuera a primera vista. "Oh... A mí también me lo hicieron." Le comentó de repente, sonriendo entre burlón y un tanto decepcionado de la comunidad pero al parecer ese simple hecho fue el que inició con una relación de amistad que de a poco se hizo más y más fuerte, pero que al final terminó disolviéndose como si nunca hubiese existido.
Pasaron más o menos año y medio juntos, viéndose todas las tardes en el mismo lugar en el que se habían conocido. Más de una vez habían recibido insultos y palabras despectivas del resto de los niños, pero ellos poca atención le habían puesto ya que al fin habían encontrado un compañero con el cual compartir sus gustos, que increíblemente fueron los mismos. A ambos les gustaba la música e inclusive se habían presentado a una entrevista para entrar a una agencia. Y a decir verdad, esa decisión fue la que los separó. Aunque habían hecho miles de cosas, nunca habían tenido la idea de preguntarse los nombres, ni los números de teléfonos y ni siquiera sabían dónde vivía uno o el otro. Eran personas inexistentes para el mundo y casi desconocidos entre sí, pero se consideraban los mejores amigos. Ji no recuerda cuánto tiempo pasó, pero sí el momento de la despedida.
"Me aceptaron." Le dijo una tarde soleada al que suponía era mayor. Ese día también está muy presente en su memoria y en su corazón. En ese entonces pudo ver como una mueca de decepción apareció en el contrario. "¿Y a ti?" Le preguntó pero el otro solo negó con la cabeza, apenando de inmediato a Ji que con sus once años recién cumplidos estaba preparado para mudarse hacia otro lugar de la ciudad, más cerca de su sueño y necesidad. "¿Entonces tendremos que despedirnos?" Su tono era aniñado y tristón, el contrario en ese momento asintió y el pequeño no pudo contener las lágrimas, aún así solo murmuró un suave "Adiós", caminando aprisa hacia su casa. Todo fue muy abrupto y desorganizado en aquella conversación, pero aún así el otro no le siguió... solo se quedó ahí parado, como si nada pasara.
Después de ese momento tan frustrante, su vida siguió como siempre pero hubo una sola diferencia. Fuera de ser juzgado en su nueva residencia, los amigos y compañeros de colegio no tardaron en aparecer. Entró a la agencia y, en ese lugar tan maravilloso, fue en donde conoció a uno de sus mejores amigos que lamentablemente también perdió a través de los años. Cumplió diecisiete y su vida no podía ser más... perfecta, digamos. Entrenaba en lo que le gustaba, tenía amigos, tenía pareja y una familia feliz. Todo estaba bien, pero no duró para siempre... lametablemente no fue así. Absolutamente todo en su vida, se desmoronó cuando su tía cayó enferma. Ante este acontecimiento, la vida de Ji como cantante o bailarín desapareció prácticamente en un instante. Si estaba en la agencia, no podía trabajar y lo mismo era a viceversa. Y por supuesto, al ser solo él y su tía, prefirió preservar lo más importante dejando así su sueño, aunque le dolió muchísimo hacerlo. A partir de este hecho, su forma de vivir y todo en su entorno fue completamente mediocre. Su tía tenía dinero, pero aún así debía trabajar para mantenerse él mismo ya que con dicho ingreso se pagaban las cuentas del hospital, que poco a poco fueron haciéndose más preocupatemente grandes y pesadas.
Pasaron años en esa situación hasta que el cuerpo de su amada pariente cedió y su corazón dejó de bombear. Esto es algo que Ji aún no puede superar, siendo un chico muy apegado a la persona fallecida es muy natural... que le afectara demasiado. Sin embrago, oculta ésto tan bien como lo que sucedió con sus padres. Lo guarda en el cajón más recóndito de su ser... esperando que algún día esos recuerdos desaparezcan y simplemente lo dejen en paz.




Otros Datos
Gustos:
• Adora la moda, la ropa, hacer tendencia o simplemente portar una vestimenta generalmente llamativa por elección
• Ama la música. Es su pasión y sin ella realmente no podría vivir.
• Los sabores dulces son su adicción, así que no puede evitar andar con algo como una paleta o un chocolate en la boca.
• Le gusta todo lo que tenga que ver con los piercings, perforaciones, tatuajes y otras cosas corporales, es como una pequeña afición por más que no le guste mucho el dolor y esas cosas.
• Los climas fríos son sus favoritos, adora quedarse en casa y beber chocolate caliente o alguna tontería como esa.
• También le agradan los días de lluvia. No es un chico de estar mucho en casa, pero en esos días es lo que más le gusta aunque también tiende a salir solo para mojarse; como si fuese un niño pequeño.

Disgustos:
• Detesta a esas personas adultas que se comportan de forma infantil todo el tiempo. Está "bien" de vez en cuando y solo por diversión, pero cuando lo hacen constantemente le molesta.
• Lo peor que le puede pasar es quedarse sin música, así que cosas como que se quede sin batería en su mp4 o no tenga el dispositivo en sí, le irritan bastante.
• No le gusta el calor, ya que su cabello se... "esponja" desagradablemente cuando él transpira, además simplemente es tedioso a su parecer.
• Odia que le traten como a un niño solo por, de vez en cuando, comportarse medianamente como uno.
• Y detesta aún más que le traten de niña, porque le ha pasado y siempre ha terminado con un par de golpes de por medio.

Miedos:
○ Le tiene miedo a cualquier tipo de insecto, exceptuando cosas como los mosquitos o las moscas que son cosa común. Sin embargo, a las arañas no las puede ni ver, aunque sean de 1cm de tamaño.
○ Le dan miedo las casas embrujadas, en los parques de diversiones. Y a decir verdad, le asusta todo lo que tenga que ver con brujas, seres del más allá y tonterías que "simplemente son ficticias"
○ No lo admitirá nunca, pero en cierta parte de su ser aún le teme a la oscuridad.

Fobias:
○ Aunque le encante la lluvia y esas cosas, le tiene fobia a los truenos o los relámpagos. Cuando hay tormenta, él simplemente usa a la música para resguardarse del gran pánico que le causa el mundo exterior en esas situaciones puntuales.
○ Le tiene fobia a los ruidos fuertes o a las explosiones. Es muy sensible a este tipo de cosas, por un suceso que ocurrió en el pasado.

Otros:
• Tiene un tatuaje en cada antebrazo, ‘Dolce vita’ [Debajo de éste también tiene un corazón corriendo] y ‘Moderato’. Uno en el omóplato y hombro derecho que dice: 'too fast to live too young to die'. También tiene una esfera del dragón en su pectoral izquierdo. Además de tatuarse las palabras 'Forever Young' en el costado derecho y 'Mind Control' en el costado izquierdo.
• Tiene un perro llamado Gaho.
• Tiende a cambiar reiteradas veces de color de cabello, así que no se le puede determinar uno en concreto. También suele cambiar de peinado con mucha frecuencia.
• Mide 1,77cm y pesa 53kg
• Tiene un especial don para componer, escribir canciones y producirlas inclusive{así se gana algún dinero extra de vez en cuando}.






Nombre

Kwon Ji Yong - Aleas: G-Dragon/GD


Edad

23 años.


Fecha de nacimiento

18 de agosto


Ocupación

Camarero a medio tiempo/Estudiante en una escuela de danza & canto.


Sexualidad

Homosexual


Raza

Humano


Régimen

Siwon.

© MISCHA

avatar
Kwon Ji Yong
Al mando de Siwon
Al mando de Siwon

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 23/06/2012
Edad : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: { #G-Dragon ID }

Mensaje por Marielle Hwang el Miér Jun 27, 2012 2:19 pm

FICHA APROBADA

Bienvenido al Rol
avatar
Marielle Hwang
Al mando de Siwon
Al mando de Siwon

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 22/06/2012
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.